Memo le aplicó un knockout a los 20… terminó con fracturas y cicatrices irremediables, heridas que tardaron en sanar pero sobrevivió.

“Todo es sobre el timming… el tiempo lo es todo”

La frase es de Six Feet Under, una de las obras de arte que más han marcado mi vida. Este post es una nota de agradecimiento a los últimos 10 años de mii existencia que ya están formando parte del pasado.

En los últimos diez años he aprendido y he fracaso. Tuve los mejores trabajos del mundo, aquellos que me enseñaron a ser humilde y jamás claudicar. He lavado baños, limpiado mesas, tallar pisos, recoger mierda del piso hasta materalizar, de alguna manera, los sueños que he buscado profesionalmente. Y sé que aún me falta, pero estoy seguro que cada día estoy más cerca de lograrlo. No es por talento, es por terquedad.

Diez años donde he conocido a mis mejores amigos, con quien he compartido lágrimas, risas, deseos, sueños, frustraciones, anhelos, abrazos, peleas. A muchos de mis amigos los conservo, a otros los perdí para siempre, algunos más los reencontré en el camino, sinceramente, sin ellos no estaría aquí… Diez años donde me enamoré muchas veces y me rompieron el corazón al doble, pero que al final, encontré al amor de mi vida. Una persona que me enseña día a día, que aquella persona que te ama te presiona, te cuestiona, te regaña y te altera para hacerte reaccionar pero que también te ama incondicionalmente, y que tal vez te me ha enseñado la lección más grande: ser y dejar ser en el amor. Aprender a ser dos individuos que están juntos pero que pueden cohabitar sin asfixiar al otro, y sobre todo darle su espacio y tiempo. Diez años donde pasé de un eterno conflicto con mi familia al pérdón y a la redención

Diez años donde al fin acepté mi sexualidad y dejé atrás el miedo al que dirán. No fue fácil pero me siento pleno y feliz. Sé que muchos creen que soy “autohomofóbico” (hahahahahaha) pero quienes me conocen y han tratado conmigo saben que todo lo hago con profunda ironía, y como una clara declaración de principíos. Soy el primero que al ver una injustica o cualquier acto vil, puedo estár al borde del precipicio peleando por lo que quiero. Y bueno, es curioso porque hace diez años era sangrón, retraido, raro… ahora puedo decir que al fin me encontré y que tal vez muchos se quedaron con la imagen del memo trágido, eterno deprimido, sangrón, intolerante, presumido… No pido ni deseo una segunda oportunidad. No tengo nada que demostrar y quién quiera estár en mi vida adelante, sino la existencia es muy grande.

Han sido semanas muy difíciles, días en los que mis demonios me han acosado y conspirado, pero todo es una muestra que si no tiré la toalla, que sí no renuncié a mis sueños, al amor, al trabajo, a la amistad, a la fe es por una simple cuestión… Soy un chingón. un cabrón pero también alguien que desea seguir creciendo (y porque no, también fracasando, porque por mis derrotas soy quién soy).

Deseo que todos los que me rodean (Mi familia, mis amigos y mi novio) alcancen sus sueños y metas, porque ellos durante el tiempo en el que han estado junto a mí, me han apoyado y amado. Y estos diez años no han sido nada fáciles, pero creo que triunfé contra todo pronóstico.

Sinceramente.
EL M3WO.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s